Síguenos en Twitter

Vistas Totales: 306
Inicio / Historia /

El viejo sueño de la Alquimia: convertir plomo en oro

Durante ciento de años los alquimistas trabajaron en sus laboratorios para producir esa sustancia mítica conocida como la piedra filosofal.
Se decía que un material supuestamente denso, ceroso y rojo sería capaz de convertirse en sinónimo de la crisopoeia alquimista, una metamorfosis o transmutación de los metales básicos como el plomo, en oro 
Los alquimistas, a menudo, han sido descartados como pseudocientíficos charlatanes, pero en muchos aspectos pavimentaron el camino para la química y la medicina modernas. Los alquimistas de los siglos XVI y XVII desarrollaron nuevas técnicas experimentales, medicamentos y otros brebajes químicos, como los pigmentos. Y muchos de ellos "eran increíblemente buenos experimentadores", aduce Lawrence Principe, un químico y historiador de la ciencia de la Universidad Johns Hopkins. "Cualquier profesor de química moderna de hoy estaría muy contento de contratar a algunos de estos chicos como técnicos de laboratorio . "Los alquimistas contaron entre sus filas al científico de origen irlandés Robert Boyle, reconocido como uno de los fundadores de la química moderna, a Paracelso, médico pionero de origen suizo, y al físico inglés, Isaac Newton.
 
Pero a pesar de la potencia intelectual de los alquimistas y de su perspicacia de experimentación, la piedra filosofal siempre se mantenía fuera de su alcance. El problema, dice Príncipe, es que los alquimistas aún no sabían que el plomo y el oro eran diferentes elementos atómicos, la tabla periódica estaba aún a cientos de años de distancia en el tiempo. Los alquimistas, sin embargo, los consideraban compuestos híbridos, y por tanto susceptibles de modificaciones químicas por reacciones en el laboratorio, en vano perseguían el sueño de crisopoeia.
 
Con el amanecer de la era atómica, en el siglo XX, la transmutación de los elementos, finalmente, se hizo posible. Hoy en día los físicos nucleares transforman de forma rutinaria un elemento en otro. En los reactores nucleares comerciales, los átomos de uranio se rompen para producir núcleos más pequeños de elementos como el xenón y el estroncio, así como aprovechar el calor para generar electricidad. En los reactores de fusión experimentales se fusionan isótopos pesados ??de hidrógeno  para formar helio. (Un elemento se define por el número de protones de su núcleo, mientras que el isótopo de un elemento dado se determina por la cantidad de neutrones).

Artículos relacionados:
La ciudad perdida de Herakleion
Descubren una antigua ciudad debajo del mar Mediterráneo, cerca de Alejandría .Uno de los
Diez frases célebres de Adolfo Suárez
Adolfo Suárez, el principal artífice de la transición española hacia la democracia nos h
Aeropuertos del mundo con nombre propio
      La propuesta del ejecutivo español de modificar la denominación de
¿Cuál es el origen del calendario actual?
En las antiguas civilizaciones se empleaba el calendario lunar para calcular el paso del tie
 

Más Recientes

Búsqueda

Banner

Regístrate