• juan berdugo

Oso de anteojos en Colombia.


De camino a la Laguna de Cumbal, en Nariño, Fabio Araujo, pudo presenciar un encuentro que recordará para siempre: avistar a una osa de anteojos y su curiosa cría. Acá te contamos cómo ocurrió. Avistar a un oso de anteojos es una experiencia que muy pocas personas tienen el privilegio de vivir. Este mamífero puede medir hasta 2.2 metros de alto y pesar hasta 180 kilos; es tímido y prefiere evitar cualquier interacción con los humanos. Sin embargo, Fabio Araujo, donante de WWF, tuvo la fortuna de lograr uno de esos encuentros.


Este nariñense viaja todos los días por carretera una hora desde Ipiales, donde vive con su familia hasta el municipio de Cumbal, donde trabaja. Durante sus recorridos suele estacionar su carro y apreciar a la lejanía volcanes como el Cumbal o el Cerro Gualcalá. “Estoy rodeado de naturaleza y nada me gusta más que contemplar su paz y recargarme con su energía”, agrega.

Nota tomada de: https://www.wwf.org.co/?uNewsID=370333

Otras noticias que te pueden interesar:

https://www.giiaa.com/post/turismo-de-aventura-estamos-preparados-para-el-2023


https://www.giiaa.com/post/ca%C3%B1onismo-nueva-aventura-mas-que-una-actividad-es-un-estilo-de-vida


https://www.giiaa.com/post/canyoning-en-medell%C3%ADn-turismo-con-la-empresa-monta%C3%B1ismo-y-canyoning-antioquia

5 visualizaciones0 comentarios